ÓSCAR MAROTÍAS VUELVE A LOS CAMPOS DE FÚTBOL

EL FÚTBOL CÁNTABRO ESTÁ DE “ENHORABUENA”

Óscar, ese chaval que sufrió una lesión importante, rotura de tibia, peroné y luxación del tobillo, que junto con la lesión de Pablo García fueron los detonantes del cierre de los campos de las instalaciones “Nando Yosu”, ha vuelto a los campos de fútbol, y no sólo para entrenar, sino que ya ha debutado el pasado 9 de abril con su equipo, el primera cadete del Racing, en el partido que se jugó en “el exilio”, en el complejo municipal de la Albericia, frente al CD Monte.

Debutó en el minuto 56’, saltó al terreno de juego, sustituyendo a su compañero y amigo Íñigo, participando hasta el final del partido, del que salieron airosos con un 4-0, que merced a la victoria frente al Bansander, el único equipo que les podía llegar a pillar, y con la victoria de hoy miércoles frente al Laredo en partido adelantado, se han proclamado “matemáticamente” campeones de la liga de primera cadete.

No pudo ser en mejor momento el debut.

Desde ese momento ya se puede decir que hemos tenido la suerte de poder disfrutar del gran juego que realiza este defensa central de la primera cadete, que tanta seguridad les da a sus compañeros.

Le hemos entrevistado unos días antes de su debut y nos ha contado cómo ha sido la lesión y su proceso de recuperación, que cuando lo leáis os daréis cuenta de lo duro que ha sido, pero estos chavales están hechos de otra madera y son campeones, lo demuestra en cada partido y en las lesiones también, Estamos seguros que este paréntesis le harán más fuerte.

ENHORABUENA ÓSCAR, ADELANTE, LLEGARÁS A LO MÁS ALTO

 

  ¿Qué tal estás?

Me ha costado adaptarme, pero estoy bien.

¿Cómo fue la lesión?

El martes 25 de octubre en las instalaciones en un entrenamiento, al final, en la última jugada, que me tiré a segar un balón y metí el pie en un corte del césped y con la inercia se me quedó atrás el tobillo. Lo primero que hice fue sentarme en el suelo y colocarme la tibia, un acto reflejo, nada más verlo me di cuenta de la gravedad y me lo coloqué. Luego se acercaron Raúl, Javi y los compañeros y me taparon hasta que vino la ambulancia para llevarme a Mompía, donde estuve como una hora en un box metido, hasta que me dieron un parte de lesiones. Me escayolaron y me mandaron para casa.

Vino mucha gente a verme y a interesarse por mí.

¿Cuál fue el pronóstico de la lesión?

En principio me dijeron que era rotura de tibia y peroné con luxación de tobillo y que tenía para siete u ocho meses de baja, pero al colocarme la tibia, al tener el tobillo al revés me lo tenían que recolocar, pero gracias al acto reflejo que tuve al colocármelo yo en el momento de la lesión, me quité tres meses y se quedó en cuatro o cinco meses de baja.

He tenido que estar entrenando mucho tiempo sólo en el gimnasio y es muy duro ver a tus compañeros entrenando y no poder estar con ellos.

¿Ha sido dolorosa la recuperación?

Al principio sí, sobre todo porque veía lejos el acabar con ella, pero con el paso del tiempo y estar aquí ya en las instalaciones, con mis compañeros, no como cuando estaba en Torrelavega en la rehabilitación, se va aguantando mejor. Allí estaba sólo, en una sala haciendo ejercicios y eso era muy aburrido.

¿Cómo se portó contigo el Racing?

Muy bien, estuvieron conmigo mucha gente. Ezequiel estuvo conmigo desde el primer momento, no se movió de allí hasta que nos fuimos. Vino Granero, Córcoles, el presidente, vino todo el mundo.

¿Cuánto tiempo has estado con la rehabilitación?

Me operaron el 29 a las 10 de la mañana, me metieron una placa con 7 tornillos y estuve escayolado desde el 29 de octubre hasta el 22 de noviembre, un mes. Luego vine aquí al Racing y desde el 22 hasta ahora en rehabilitación. El alta clínica me lo dieron el 2 de febrero y el alta federativa me la dieron el 17 de marzo.

¿Cuáles son tus metas deportivas?

Para mí lo más importante sería debutar con el Racing, en el Sardinero y si es en primera, mejor todavía. Me gustaría llegar a primera división, para mí la élite del fútbol es lo mejor que me puede pasar.

¿Cuándo acabes con el fútbol que te gustaría ser?

Vengo de una familia de policías y me gustaría opositar para policía, porque mi padre, mi tía, mi tío son policías, guardias civiles y creo que yo lo llevo en la sangre.

Tú estás casi en el final de la fase de fútbol base, ¿qué les aconsejas a los jóvenes que están empezando?

Que trabajen a muerte, que cada partido sea como si fuese el último, que no se rindan nunca, que trabajen muy muy duro, que, aunque veas lejos el éxito, es una carrera de fondo y hay que luchar constantemente para llegar a la meta.

Hazme un pequeño resumen de lo que has vivido con la lesión.

Me gustaría agradecer al club, tanto a Ezequiel como a Raúl, Javi, a los compañeros, a todo el mundo y sobre todo a Roberto González, el médico que me operó, a Pablo, el fisio, que fue el que vio que tenía algo mal y rápidamente me auxilio. A mi padre, por supuesto, que es el que más me ha apoyado, a Borja Granero, a Córcoles, que estuvieron conmigo en la habitación, y en general a todo el mundo, porque se han portado conmigo muy bien. No me gusta decir nombres porque seguro que se me olvidan un montón, por eso me dirijo a todos los que se han acordado de mí.

JGMS

 

Be the first to comment